Destellos de constelación: amor, amistad y feminismo en Sailor Moon

Destellos de constelación: amor, amistad y feminismo en Sailor Moon

Ilustración por Frufrú y texto por Constanza Jorquera

«Combatir el mal a la luz de la luna, ganar el amor a la luz del día, nunca huir de una pelea real».

El 30 de junio de cada año se celebra el «Sailor Moon Day», en honor al cumpleaños de su protagonista Usagi Tsukino, mejor conocida como Serena en la versión del anime emitido en América Latina.

Hola, me llamo Serena, tengo 14 años y voy en segundo de secundaria. Soy Cáncer y mi tipo de sangre es O. A veces soy un poco tonta y muy llorona. Un día me encontré a una extraña gata llamada Luna que me convirtió en Sailor Scout. Soy Sailor Moon y lucho por el Amor y la Justicia.

Usagi Tsukino

Sailor Moon (美少女戦士セーラームーン Bishōjo Senshi Sērā Mūn) es considerada una de las primeras producciones culturales masivas en presentar imágenes del poder de las niñas y la igualdad de género y ha generado una gran y entusiasta comunidad en línea de fans en todo el mundo.

En su versión de anime, fue la puerta de entrada de muchas de nosotras a Japón, a su cultura y al anime, específicamente. Demostró que la llamada «programación infantil» puede y debe mostrar a mujeres jóvenes fuertes e independientes, y fue capaz de revivir el género de «chicas mágicas» en Japón y su influencia en la cultura popular continúa más viva que nunca en la actualidad.

Creada por la prolífica autora de manga, Naoko Takeuchi en 1988, la marca Sailor Moon aumentó la popularidad de la animación japonesa en el mundo occidental. Con el tiempo, fue transformándose en un referente del feminismo en todo el mundo y, aunque no es el ejemplo perfecto, esa no era la intención de Naoko Takeuchi.

¿Quién es Naoko Takeuchi?

Ilustración por Josefa Behncke Bunster

Naoko Takeuchi nació el 15 de marzo de 1967 en Kofu, prefectura de Yamanashi, Japón. Su familia, sus experiencias durante la escuela secundaria, donde participó en los clubes de astronomía y manga, su uniforme era muy similar al de la escuela de Usagi, y su trabajo como mito en el templo Shiba Daijingu cerca de su universidad, fueron importantes inspiraciones para crear su mayor obra: Sailor Moon.

Takeuchi se graduó de la Universidad de Farmacia de Kyoritsu, siendo licenciada en farmacéutica y con título universitario de ingeniera en química. Su pasión por las ciencias, particularmente la astronomía y la geología, que también unió en su profesión, van a estar muy presentes en su obra.

Tempranamente, comenzó a trabajar en la industria del manga, participando como creadora en varias series, incluyendo el proyecto one-shot llamado Codename: Sailor V, que sería la base de Sailor Moon. Fue tan popular que Toei Animation le propuso convertirlo en anime de forma simultánea al desarrollo del manga, pero Naoko quiso crear un nuevo proyecto de manga específicamente para este anime que sería Sailor Moon, que vio la luz en 1992.

Posteriormente, creó su propio estudio llamado Princesa Planificación Naoko (PNP) para administrar sus creaciones, especialmente Sailor Moon, donde se incorporó Yoshihiro Togashi, famoso creador de Hunter x Hunter (en cuya creación se dice que participó), con el cual se casó en 1999 y tuvo un hijo y una hija.

Si bien no sabemos mucho de la vida privada de Naoko Takeuchi, su personalidad no es convencional para los estándares japoneses, pues a veces es intensamente privada, y otras veces escribirá sobre historias profundamente personales y las publicará en cómics con circulación masiva en todo el país.

Tras el fin de Sailor Moon, no estaba lista para volver a la vida de un artista de manga e incluso consideró brevemente volver a trabajar como farmacéutica. Naoko se describió a sí misma continuamente como «libre» durante ese tiempo y trabajó brevemente como asistente y gerente de manga de su esposo poco después de la boda, pero tuvo que renunciar después de tener a su bebé.

Publicó una serie de ensayos e historietas entre 1998 y 2004 llamada Punch! en la revista Shueisha’s Young You, donde compartió sus experiencias de casada y sobre convertirse en madre por primera vez, su embarazo, su difícil parto y la crianza de su bebé, e incluso compartió algo tan personal y traumático como la repentina perdida de su primer embarazo.

Aunque Takeuchi no creó el género de «niña mágica» o mahō shōjo, la serie Sailor Moon, recopilada en dieciocho volúmenes en entre 1992 y 1997, fue extremadamente influyente en el desarrollo de la proliferación de historias de niñas mágicas.

La autora forma parte de CLAMP (クランプ, Kuranpu), un prolífico colectivo artístico de cuatro mujeres que se unieron para demostrar cómo las escritoras o mangakas son capaces de aplicar una mirada femenina a los temas de su trabajo. Desde su origen en 1987, CLAMP ha desafíado los discursos que rodean la producción y el consumo de mujeres ficticias, especialmente los personajes femeninos jóvenes, o shojo, que se han vuelto icónicos en la cultura popular japonesa.

Así como las fanáticas de Sailor Moon pueden encontrar en su narrativa un discurso feminista que les inspira en sus vidas, las obras de CLAMP también dan cuenta de una fuerte crítica de la sociedad japonesa, la llamada «economía sexual del deseo» y los vicios del capitalismo.

Las lecciones más importantes que podemos encontrar en Sailor Moon son ser independiente, cuidarse, ser amable con los demás y defender ideas más abstractas como la honestidad y la verdad, lo que fue una semilla de una conciencia feminista en nuestra adultez.

Ilustración por Jopii

El manga Sailor Moon comenzó como una serialización de actos en la revista shojo Nakayoshi el 28 de diciembre de 1991. Casi tres meses después, Toei Animation lo convirtió en un anime, una compañía de animación conocida por tal anime. como One Piece, Yu-Gi-Oh !, y Digimon. El 6 de julio de 1992, Sailor Moon comenzó a venderse como tankouban, o volúmenes encuadernados, con el primer volumen consistente en los primeros cinco actos.

En 1995, DIC Entertainment autorizó la traducción del anime al inglés y la televisión en los Estados Unidos. El anime japonés original terminó en 1997 y consistió en cinco temporadas: Sailor Moon, Sailor Moon R, Sailor Moon S, Sailor Moon SuperS y Sailor Stars, y ésta última nunca se emitió en Estados Unidos. En 2003, se lanzó una nueva edición del manga en Japón, titulada Pretty Guardian Sailor Moon, pero no fue traducida y vendida en el mercado estadounidense hasta 2011.

Sailor Moon Crystal comenzó a emitirse el 5 de julio de 2014 con cada uno de sus 26 episodios emitidos el primer y tercer sábado de cada mes hasta el 18 de julio de 2015. Consiste en la adaptación de Sailor Moon y Sailor Moon R.

Cada protagonista o Sailor Senshi encuentra su propio camino y va convirtiéndose en adulta en su rol como superheroína, con sus propios sueños y visiones de mundo. Usagi Tsukino, Sailor Moon, encuentra la fuerza interior para convertirse en líder; Ami Mizuno (Sailor Mercury) ama estudiar y quiere ser médica como su madre, y aprende a encontrar su voz; Rei Hino (Sailor Marte) es una chica solitaria con un temperamento muy fuerte, pero se convierte en un amiga dedicada y tolerante; Makoto Kino (Sailor Jupiter) se aísla pero se convierte en una romántica extrovertida; y Minako Aino (Sailor Venus) a menudo es egocéntrica, pero tiene un fuerte sentido de la justicia. Todos estos son rasgos muy reales y podemos poseer varios de ellos,

Sailor Moon describe su viaje y transformación en chicas jóvenes de carácter fuerte que son imperfectas, pero que abrazan sus personalidades para convertirse en las mejores versiones de sí mismas, con las que estaban felices y no con las que la sociedad exigía.

Ilustración por Meraki.jpg

Contrariamente a la creencia popular, el Manga y el Anime no sirven como simples textos de medios de entretenimiento. Más bien, trascienden esa tarea para representar y encarnar la cultura japonesa y presentarla a sus seguidores globales no japoneses de la manera más encantadora y fascinante. Como constituye una gran parte de la industria editorial de Japón, los libros de manga se pueden encontrar y ver en todas partes. 

La mayoría del manga dirigido a los niños usa un estilo simplista y los adorables personajes alimentan el amor de Japón por todo lo kawaii (lindo, adorable y tierno). Los personajes también tienen ojos de gran tamaño a través de los cuales los artistas pueden transmitir emociones más fácilmente. 

Se desarrolló a partir de una mezcla de Ukiyo-e, que es un género de grabados en madera y pinturas que florecieron en Japón desde los siglos XVII al XIX, y estilos de dibujo occidentales, tomando su forma actual poco después de la Segunda Guerra Mundial. 

Además, el manga generalmente se serializa en grandes revistas de Manga con varias historias de dentro. En cada número, se presenta un episodio de cada historia de manga y si es lo suficientemente exitosa, los capítulos recopilados se pueden volver a publicar en volúmenes de tankōbon (el término japonés para un libro que está completo en sí mismo y no es parte de una serie o corpus). 

El o la artista llamada Mangaka trabaja con unos pocos asistentes en un pequeño estudio y está asociado con un editor creativo de una empresa de publicación comercial. Si una serie de manga es lo suficientemente popular, puede animarse después o incluso durante su ejecución. 

En cuestiones de humor, romance, desnudos y roles de género, el manga difiere ampliamente de las normas occidentales y, por lo tanto, puede confundir al público no japonés. Tales desafíos pueden variar desde la exclamación básica utilizada en los mangas, el diseño, el ritmo y el formato. 

Los manga se caracterizan por un sistema de símbolos completamente distintivo que no se parece al de los símbolos de cómics occidentales. Para ejemplo, una hemorragia nasal en los cómics occidentales no tiene un significado simbólico, mientras que en el manga se atribuye mucho a la excitación sexual.

Las diferencias obvias con el manga, como el color, el movimiento y el sonido, dan vida al anime, pero hay un elemento adicional que es extremadamente importante: la canción principal u opening. Los artistas del mundo del J-pop y el J-rock compiten por ser las voces las canciones temáticas para la próxima gran serie de anime, ya que es casi un éxito garantizado y ofrece una gran exposición. 

No obstante, como cualquier otra forma de arte, el anime también ha sido objeto de críticas y censuras. Una dimensión de esta crítica se refiere a la identidad nacional del anime, que algunos japoneses catalogan de “mukokuseki”, que significa apátrida. Esto es porque el mundo del anime contiene aspectos que casi o raramente coinciden con los aspectos del mundo real, teniendo la capacidad de ser dibujado sin contexto sino que únicamente a partir de la imaginación de los artistas. 

La bella revolución del Shōjo: amor, niñas y superheroínas

Las representaciones de género dentro del anime de niña mágica (魔法 少女 mahō shōjo), un subgénero de shōjo («anime de niña»), merece también atención, pues en ellos, las jóvenes heroínas aprovechan los poderes mágicos para luchar contra el mal y salvar el mundo. La chica mágica es una superheroína que usa cosas tradicionalmente «femeninas» en su batalla del bien contra el mal.

El anime de niñas mágicas podría ser una influencia muy positiva en las mujeres jóvenes que enfatiza la importancia de tomar el control del destino y superar los obstáculos. Sin embargo, los temas recurrentes como el erotismo, el vestuario y el sacrificio personal envían señales mixtas, además que atraen la mirada masculina y la audiencia adulta, dentro de este subgénero de fantasía de empoderamiento, donde se refleja una negociación de roles de género ante el cambio de la feminidad hegemónica japonesa.

Lo que hace que la chica mágica sea única como género (o incluso un subgénero de shojo, incluso) es que las chicas obtienen poder de su feminidad: luchan con el poder del amor y la amistad en vestidos rosados y con volantes con elaboradas varitas mágicas, incluso si no pelean físicamente en absoluto. En un nivel superficial, se diferencia de muchos contenidos, porque para muchos, pelear y femenino son términos contradictorios.

Debido a que el manga no es un medio formal, producido por el gobierno, los artistas de manga tienen una cantidad razonable de libertad para abordar una amplia variedad de problemas a través de su manga. Las artistas de manga femeninas en particular, han usado el manga para criticar las limitaciones de ser una mujer japonesa en una sociedad que tiene una alta tasa de desigualdad de género y esto hace que el manga de niñas y mujeres sea una rica fuente de información sobre los deseos y las luchas de las mujeres en Japón. Asimismo, ofrece un escape a un mundo de fantasía donde los personajes pueden perseguir sus deseos y vivir una vida llena de acontecimientos fuera de las limitaciones establecidas por los roles patriarcales y capitalistas.

En la sociedad japonesa contemporánea, la figura del shōjo muchas veces es criticada como una representación de lo «infantil», «egoísta», «superficial» e «improductivo» se utilizan generalmente para criticar su papel social.

El shōjo ha construido un espacio comunitario que critica los roles de género de las niñas en la sociedad japonesa patriarcal dominante. Aunque la posición social de la mujer fue determinada con mayor fuerza por el Shogunato Tokugawa en el periodo Edo y el gobierno de Meiji para criar «buenas esposas y madres sabias» (ryōsai kenbo), el imaginario cultural y las dinámicas sociales resultantes se mantienen en un país muy segregado por el género.

En estas historias, el personaje femenino es simbólico, porque tiene que aprender a ser «fuerte» en formas tradicionalmente masculinas, pero manteniendo su individualidad, y han ejercido una influencia positiva en las mujeres respecto sobre su percepción tanto de sí mismas como la de quienes las rodean.

Son chicas con las que nos podemos identificar, que no son perfectas y tienen problemas de la vida real, y aún así son admirables. La propia Usagi a menudo llora, es torpe, come mucha comida chatarra y saca malas notas, y aún así es una persona cariñosa que, en el transcurso de la historia, se convierte en una mujer decidida que está más que lista para cumplir el enorme rol que se le ha asignado.

¿Es Sailor Moon feminista?

Mi propia introducción a Sailor Moon fue cuando tenía cinco años. No recuerdo en qué canal de televisión vi el anime por primera vez, pero me hice fanática de inmediato y tuve muchas cosas, y recuerdo especialmente la muñeca de Sailor Moon que hablaba y decía «por el poder del prisma lunar» y tenía ropa y accesorios hermosos. También tenia a Ami, porque es mi Sailor Scout favorita, ya que me identificaba (hasta hoy) con su pasión por el estudio y ser incomprendida por eso, presionarse tanto ella misma por cumplir las expectativas propias y de la sociedad y, obvio, amaba que su color representativo fuera el azul y tuviera el pelo corto.

Ilustración por Ana Fernández

Con el correr de las temporadas, me hice fanática de Haruka, Michiru y Hotaru, amaba a las Sailor Stars por sus apariencias rudas y porque se vestían de negro. Amaba de que se vieran y actuaran «fuera de la norma», que fueran «diferentes», porque a esa edad por supuesto no tenía una reflexión al respecto. Todo era posible en Sailor Moon, por supuesto era confuso y aún lo es ahora que comencé a ver las temporadas nuevamente, pero la única certeza era que todo iba a estar bien, que esas niñas que tanto admiraba iban a lograr hacer justicia.

Una perspectiva feminista convencional sobre las inclinaciones de poder femenino de Sailor Moon se centraría en mujeres independientes que participan en combates tradicionalmente masculinos. Típicamente, en las narraciones de superhéroes, las figuras masculinas alcanzan el estatus de héroe a través de la agresión física y el dominio sobre su contrincante. En occidente, las superheroínas usan la misma narrativa y en su «masculinización» son vistas como fuertes y valientes.

Por supuesto la capacidad de combate de mujeres que pueden defenderse sin necesitar la salvación de los hombres es valorable, pero las sailor scouts muestran un modelo alternativo de fuerza. Su fuerza proviene de su corazón, su valor en la amistad, sus sensibilidades y emociones.

Usagi, tímida y dispersa en su vida normal, usa su sentido del amor para transformarse en una valiente defensora de las personas desvalidas y de los menos amados por igual. Las Sailor Scouts, lideradas por Usagi, aportan una contra-narrativa alegre y divertida a la fuerza y ​​el coraje.

Las heroínas de Naoko Takeuchi son complejas y multidimensionales, pueden ser terrenales o moverse en universos paralelos, mutan constantemente y vamos conociendo cada vez más sobre ellas a medida que nos involucramos en la historia. Son avatares de la muerte, como con Sailor Saturno, cuyo poder es provocar el apocalipsis; conductoras de autos de carreras elegantes y apasionantes como Sailor Urano, violinistas de clase mundial como Sailor Neptuno; estudiantes y apasionadas por la ciencia y la tecnología como Sailor Mercurio.

Ilustración por Steffany Cornou

En una primera entrada, parecería que Usagi Tsukino reproduce los estereotipos negativos de las mujeres, especialmente en la sociedad japonesa, por su pereza, mal desempeño académico, su incesante obsesión con los novios y ser hermosa. Además, su «debilidad» la lleva a actuar como una damisela en apuros, necesitando al misterioso hombre, Tuxedo Mask, para salvarla.

En este sentido, su motivación es esencialmente egoísta. Ella no quiere que otros se lastimen porque no quiere sentirse mal, hace el bien solo porque le gusta el bien y el altruismo tiene poco que ver con sus elecciones, pues su primer impulso cuando enfrenta algo duro o difícil es evitarlo.

No obstante, debemos tener presente que Usagi solo tiene 14 años al comenzar la historia, es una niña como todas lo fuimos a su edad, en una etapa tan compleja como la adolescencia. Muy tempranamente en su vida, cuando las personas comenzamos el camino de definirnos en quienes seremos en nuestra adultez, se le impone un rol de salvadora de la humanidad y luego reina/diosa de la luna, un destino que estaba prescrito sin que tuviera ninguna otra opción que seguir adelante como pudiera.

Luna ni siquiera le enseña a usar sus poderes y «herramientas», como los broches, tiara lunar y otros. Ni siquiera comprende qué está pasando cuando debe enfrentarse a villanos violentos que quieren aniquilarla, y durante el día debe seguir esta nueva «doble vida» como una estudiante común y corriente.

Si me hubiese tocado vivir lo mismo a su edad, incluso ahora que tengo el doble, probablemente habría estado hecha bolita en un rincón con una crisis de ansiedad y sin poder levantarme al día siguiente.

Otra crítica a Sailor Moon es lo que se llama «esencialismo de género armado», ya que las sailor scouts, al transformarse, utilizan faldas muy cortas y tacones altos al momento de luchar, lo cual no sería apropiado para su edad y reproduce los principios normativos de género que se les imponen a las mujeres en su apariencia física.

Cuando se combina con significantes de juventud y pureza (como un uniforme escolar o alas de ángel), con la sexualización de los cuerpos femeninos a través de exponerse demasiado o realizar poses que se consideran «provocativas», definitivamente estamos ante un problema. Asimismo, surge la crítica por mostrar a personajes femeninos, cinturas muy delgadas, senos proporcionalmente grandes y piernas inhumanamente largas, sumado a que es común ver en los episodios las críticas hacia el aumento de peso o de «comer demasiado».

Otro aspecto problemático es el sexo. Para una persona adulta está más que claro que Usagi y Mamoru tienen relaciones sexuales, pues aparecen desnudos juntos en medio de sábanas arrugadas y cabello despeinado, lo cual es bastante problemático si consideramos que la Sailor Moon comienza cuando Usagi tiene 14 años y Mamoru, 18 años, es decir, era una relación sexual entre un adulto y una menor de edad.

En el análisis de Sailor Moon se tiende a ser demasiado crítico en varios aspectos. Primero, se deshumaniza a estas niñas que son vulnerables en un mundo muy duro y violento hacia las mujeres; segundo, no olvidemos el contexto donde Naoko Takeuchi crea su obra y si ya consideramos a Japón un país profundamente conservador, piensen en treinta años atrás. Tercero, Sailor Moon no nos debe nada, jamás fue publicada como una obra fundamental en el feminismo contemporáneo y no podemos exigirle una problematización teórica y conceptual de las opresiones del patriarcado, porque, antes que todo, es una creación para el entretenimiento y han sido sus fans quienes les han dotado, con mucha certeza, una función social de género relevante y son, precisamente, aquellas dimensiones que nos parecen cuestionables las que podemos utilizar para visibilizar lo que queremos cambiar.

No olvidemos el contexto de la obra, de principios de los noventa y que resulta problemático juzgarla según los estándares culturales occidentales propios de nuestra realidad, lo que se ha asociado con una especie de imperialismo en una nueva luz feminista.

En las animaciones, cuando se trata de feminismo, los japoneses están realmente atrás, siendo Studio Ghibli una gran excepción. Los artefactos de la cultura popular de un país son reflejo precisamente de eso, de su cultura.

En la serie, vemos a Mamoru y Usagi convertirse en padres de su hija Chibi-Usa. Usagi se convierte en un ama de casa, a pesar de ser una poderosa protector de la Tierra y, pese a que no es el destino que muchas de nosotras esperábamos, está bien, pudo elegir lo que la hacía feliz.

De allí que lo más valioso de Sailor Moon es el vínculo femenino especial de las personajes, que lo que finalmente les permite derrotar al mal y hacer justicia. Ellas se sacrificarán por su equipo y siempre lograrán una visión estratégica de las motivaciones de sus enemigos, pues su poder mágico y su habilidad para ganar todas las batallas provienen de sus espíritus inocentes y la pureza de sus corazones.

Las chicas no usan sus lindas ropas, joyas y varitas como juguetes para impresionar a los hombres: estas cosas son todas armas contra el mal y las usan por sí mismas, porque son valiosas para cada una de sus personalidades. Las emociones no deben considerarse «femeninas», no son algo de lo que avergonzarse o reprimirse, sino que son la fuente del poder que estas chicas ejercen. No tienen que imitar a los héroes masculinos o actuar de forma «masculina» para ser tomadas en serio.

Sin embargo, para el quinto y último arco de la historia, Sailor Moon se hace cargo y se enfrenta a Sailor Galaxia. En este punto de la serie, Usagi no depende de otros para rescatarla y, en cambio, lidera a las sailor scouts para especiales, porque eso es lo que hacen las amigas, ayudarse a crecer y evolucionar, a sacar lo mejor que llevamos dentro.

Otro aspecto interesante es la referencia al consumismo, donde la publicidad y la venta de productos se usa para aprovecharse de los deseos de las mujeres jóvenes, lo que se evidencia en el primer episodio. El plan de Jadeite para obtener la energía de las jóvenes proviene del consumo de joyas, luego vemos lo mismo con el gimnasio y la agencia de talentos, lo que en cierta forma nos «entrena» para ser cautelosas y estar alertas ante estas prácticas.

Cuando Usagi se transforma en Sailor Moon por primera vez, su discurso tiene como centro lo malvado de «aprovecharse de los sueños de las niñas» para obtener ganancias egoístas y perjudiciales. Lo mismo ocurre cuando conoce a Ami y busca rescatarla de la academia, diciendo que no permitirá que se explote la pasión de una niña por aprender; es decir, la vemos defendiendo los intereses de las mujeres y preocupándose por sus nuevas amigas.

Ilustración por Camila Mendoza

Cada Sailor Scout tiene diferentes sueños, algunos de los cuales siguen roles de género no tradicionales para la sociedad japonesa, como Ami que sueña con ser médica; Rei sueña con convertirse en la sacerdotisa principal de su templo; Makoto sueña con convertirse en dueña de una pastelería o florería y criar una familia; Minako sueña con ser una idol.

Aunque Tuxedo Mask ayuda a Sailor Moon en las tres versiones de la serie, siempre es Sailor Moon quien da el último golpe al enemigo, y en general, solo juega un rol de facilitador. En el manga, incluso se lo describe como más débil y siente que es inútil para ella.

Sailor Moon también fue muy rupturista al abordar la representación queer, de género fluido, lo performativo y las relaciones humanas.

La historia muestra una amplia variedad de personalidades, intereses y expresiones de género entre las Sailor Scouts. Además, se evidencia la fuerte presión social hacia las mujeres por ser «femeninas» y cumplir con los roles de género históricamente establecidos, como cuando Makoto aprendió a cocinar y se burlaban de ella por ser una «marimacho».

El hecho de que Haruka Tenoh (Sailor Urano) y Michiru Kaiou (Sailor Neptuno) estuvieran en una relación, borrada insultantemente en la versión estadounidense (donde los traductores intentaron hacerlas pasar como «primas»), fue una tremenda afirmación para las comunidades LGBTIQ+. Del mismo modo, en la temporada final, las Sailor Starlights eran mujeres que eran hombres en la Tierra, pero mujeres en su forma Senshi.

La decisión de Naoko Takeuchi de incluir el romance homosexual de Haruka y Michiru fue un movimiento sorprendentemente progresivo para un manga destinado a chicas jóvenes. En general, la homosexualidad todavía no es ampliamente discutida, apoyada ni reconocida en Japón. Lo que es importante es que su orientación sexual no domina toda su personalidad, es simplemente una faceta de sus personajes.

Ilustración por Cacachilupi

En una entrevista con la revista Kappa en 1996, Naoko explicó que la relación de Michiru y Haruka estaba destinada a demostrar que las amistades fuertes pueden ser y son esenciales para el amor y que el amor heterosexual no es el único tipo de amor.

Sailor Urano, que aparece más tarde en la serie, tiene un interés amoroso en Sailor Neptuno. En la mayoría de las escenas en las que no se «transforma» en una Sailor Scout, Urano se presenta como un «hombre», con trajes de pantalón y un pelo corto. Cuando era niña, sentía una fascinación por Urano, porque crecer en los noventa, donde los debates actuales de identidad de género no eran comunes, significaba que parecía «extraño» que una persona pudiera ser «hombre» y «mujer» a la vez, como ocurría en Ranma 1/2.

En el Volumen 7 de la segunda edición del manga Sailor Moon lleva en la portada a Sailor Urano. Como Sailor Neptuno explica a las otras Sailor Scouts, “Urano … es hombre y mujer. Ella es una guardiana que posee las fortalezas de ambos sexos».

Ilustración por Camila Valenzuela

Estados Unidos no fue el único país que realizó cambios de género o sexualidad en los personajes de Sailor Moon. Sailor Starlights, tres de los personajes principales de Sailor Stars, son hombres y mujeres: nacieron mujeres pero se convirtieron en hombres en su «forma no de heroína», para ir a la Tierra y atraer a la princesa desaparecida de su planeta formando una popular banda de chicos llamada «The Three Lights».

Al enfrentar a un enemigo, vuelven a su forma femenina de Sailor Scout y luchan contra ella. Cuando Sailor Stars se mostró en Italia, las Sailor Starlights se presentaron como mujeres, pero en lugar de mostrar las Tres Luces como versiones masculinas de Starlights, presentaron a la banda de chicos como sus hermanos gemelos. Los Sailor Starlights son tan controvertidas que algunos fans creen que su fluidez de género es la razón por la cual Estados Unidos nunca emitió Sailor Stars.

¿Qué valores positivos nos entrega Sailor Moon?

Apoyarnos mutuamente como amigas y, sobre todo, como mujeres.

Tenemos un enorme poder si luchamos juntas contra la injusticia

Tener cero tolerancia contra el sexismo y rodearnos de personas que hacen lo mismo.

Defendernos a nosotras mismas y entre nosotras.

No está mal ser y mostrarnos vulnerables a veces. Está bien lloran y tomarnos en serio los momentos de autocuidado.

¡Anima a tus amigas!

Está bien que seamos diferentes, con intereses variados y es en la multiplicidad de experiencias y visiones de mundo donde existe el potencial para trabajar en equipo y apoyarnos mutuamente.

¡Resiste! Después de una dura batalla en la noche, nos despertamos todas las mañanas para hacer nuestras labores, pero recuerda dormir y comer bien.

Sailor Moon no es perfecta, pero nos enseña a amarnos a nosotras mismas como somos.

Ilustración por Isabel Mellado

Por otro lado, es importante destacar el énfasis que la serie original pone en mantener y fomentar amistades femeninas positivas, sostenibles y no tóxicas. Las amistades entre mujeres se representan como espacios seguros en los que las mujeres y las niñas pueden estar a salvo de la misoginia y la violencia cotidiana.

Puede que Usagi que sea una «niña mágica» y una princesa, pero ante todo es solo una niña común que llega a ser mujer y atraviesa todos los desafíos que conlleva, enfrentando los desafíos de las relaciones humanas, la escuela, las expectativas de la sociedad, es decir, pasa por todas las experiencias que también hemos vivido y vivimos cada día.

Al experimentar las pruebas de crecer y superarlas, las sailor scouts motivan a que las niñas encuentren su verdadero potencial, y que no necesariamente tienen que ser perfectas para ser valiosas en el mundo, porque todas las personas lo son en su propia especificidad. Todes tenemos fortalezas y debilidades, y es lo que hacemos con eso lo que nos ayuda a seguir existiendo de la mejor manera posible, y es por eso que considero a Sailor Moon como obra, un referente feminista.

Ilustración por Cam Estela

Reencontrarme con Sailor Moon siendo adulta me ha permitido reflexionar sobre mi propio viaje, vinculando aquellas experiencias de las sailor scouts durante su vida. Como soy cáncer igual que Usagi, siempre he luchado con mis sentimientos y me identificaba con su personalidad altamente sensible, y he comprendido que debo aceptarlo y está bien; lo mismo con Ami y la presión que se impone para ser la mejor estudiante.

También me enseñó a valorar el potencial de la amistad entre las mujeres, las estructuras de poder patriarcal, las expectativas de género injustas y la importancia de luchar unidas para alcanzar nuestras metas. Sailor Moon fue para muchas, una «entrada» al feminismo y ha ayudado a muchas personas a abrazar su identidad y encontrar la fuerza para salir adelante frente a los obstáculos, también bajo la premisa de que nos tenemos a nosotras mismas y a otras mujeres para hacer justicia y vivir con dignidad.

Encontrar aquellos «defectos» en la obra también demuestra que somos capaces de analizar críticamente lo que nos rodea, debatir con otras personas problematizando la realidad para aprender en el proceso. Gracias al aprendizaje mutuo, el cuestionamiento y la visibilización de estos temas somos capaces de estar alertas sobre lo que ocurre a nuestro alrededor, nuestros referentes, nuestras relaciones y, en especial, amar a Sailor Moon como es y extraer lo positivo: el amor y la justicia.

ilustración por Marta Barrales

Finalizo a este post agradeciendo a mis amigas en la red del Club de Té, ya que gracias a ellas me motivé a ver la serie nuevamente y han sido nuestros enriquecedores debates sobre feminismo los que me inspiró en esta iniciativa. Además, agradezco a todas las personas que nos han apoyado y participaron en el Sailor Moon Day y a Sailor Moon Cosplay Chile para participar en nuestro conversatorio en vivo, compartiendo un fin de semana inolvidable y lleno de amor en honor a la serie que tanto amamos.


0

Comentarios

Aún no hay comentarios. ¿Por qué no comienzas el debate?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *